23 Junio, 2015

MANIFIESTO HORRORISTA TRAVESTI

3
MANIFIESTO HORRORISTA TRAVESTI

DEL ERRORISMO, A UN MANIFIESTO HORRORISTA TRAVESTI

El manifiesto errorista dice:

Todos somos erroristas
1. -El “Errorismo” basa su concepto y su acción, sobre la idea que el “error” es el principio ordenador de la realidad.
2.- “Errorismo” es una posición filosófica equivocada, ritual de la negación, una organización desorganizada: La falla como perfección, el error como acierto.
3.-El campo de acción del “Errorismo” abarca todas las prácticas que tiendan hacia la LIBERACION del ser humano y del lenguaje.
4.-Confusión y Sorpresa – Humor Negro y el Absurdo son las herramientas preferidas de los “erroristas”.
5.-los “lapsus” y actos fallidos son un deleite “errorista”

https://reexistencia.wordpress.com/todas-las-revistas/revista-julio-2011/manifiesto-errorista/

DESDE MI LUGAR, LOCALIDAD ARBITRARIA… MANIFIESTO:

“Que ni un pobre deba ser normal”

Travestida y putiando en la parte trasera, por la bodega de un supermercado, de madrugada, en penumbras, por el 84, fue que conocí a la Franshesca, cuando les pidió a los guardias algo para comer. La loca andaba dando pena me dije, hasta que uno sacó una pistola y la amenazó con matarla. No la dejaron pasar del portón, y se burlaron ¿Qué querí maricon feo? En medio de la trifulca la travesti gritó ¡! Mátame po!! ¿Creí que te tengo miedo? ¡! Dispara po!! Y los guardias que defendieron la propiedad privada del empresario, se quedaron mudos. La Franshesca, fracasada, hambrienta y sin ningún glamour, igual que la Silvia Rivera, esa travesti de stonwell, se enfrentó a la posibilidad de morir y me dejó boquiabierta. Fue la Franshesca la que me mostro sin que lo pudiera entender en ese mismo momento: que las travestis igual que los peores indigentes, tendríamos que desarrollar armas déspotas y horrorosas, para gritar y en último caso sobrevivir.

Mi problema, no son los ricos. En realidad mi problema, son los pobres de este país, que defiende la propiedad privada como si fueran los ricos, como si fuera una riqueza suya.

Cuando pregunto ¿Quieren show? Lo que hago es llevar a la práctica una horrorosa pregunta a quienes quieren divertirse a mi costa, a quienes quieren pintarse la boca y seguir riendo ¿eres un pobre trabajador que defiende la propiedad privada del empresariado? ¿Un pobre trabajador que se conforma? ¿y te sientes superior a mí? ¿y quieres sacar provecho de mí? ¿y quieres que te guarde el secreto?

Gritarle a la cara al pobre sobre su poder pasivo, es gritarle al inconsciente ¡!Inconscienteeeee!!

Hanna Arendt habla respecto del régimen nazi, respecto de su mantención activa y pasiva, con la conceptualización de “la banalidad del mal” en estos términos: “es la capacidad de cometer actos objetivamente monstruosos sin motivaciones malignas especificas… los peores crímenes no requieren grandes motivos… no contienen ni ideologías, ni maldad, ni orgullo, ni envidia, ni odio o resentimiento… La banalidad del mal reside en la ausencia de elaboración de razonamiento”, es decir, es la adherencia al funcionamiento de la estructura, donde la mirada es la de un engranaje de una maquinaria, de un sistema donde la acción es la de un funcionario que cumple ordenes con escrupuloso deber y donde “El hombre se transforma en algo superfluo, un ser del montón… incapacidad de juzgar o cuestionar sus actos”, donde el funcionario “…no es ni demoniaco, ni monstruoso…”, sino un ser normal, un copiador activo del mantenimiento del sistema, un contribuyente pasivo del régimen…” un contribuyente del fuego de la catástrofe, sin remordimiento.

“…La banalidad del mal, es la manifiesta superficialidad que hace imposible vincular la incuestionable maldad a ningún nivel más profundo de enraizamiento o motivación…” es decir, los ciudadanos normales siguen las costumbres, no reflexionan frente a una crisis, dejan pasar y se vuelven cómplices de la injusticia, dado que, a través del estado, los vecinos, los medios de comunicación, el cine o la radio, las costumbres se hacen buenas.

Desde este marco, es interesante RE mirar a los pobres, es decir RE mirarse, para visibilizar esa horrorosa necesidad de ser ciudadano normal, NO POBRE. Ese ciudadano que finalmente defenderá la propiedad privada del empresariado y delatara al parias, la peste, al lastre.

¿Cuándo el pobre se podrá poner en el lugar de otras pobrezas?

Pero debe quedar claro, que no pienso con palabras, es más bien imposible pensar en palabras ordenadas, frases coherentes, ideas fijas, por lo que no habrá ninguna posibilidad de que se presienta lo que pienso, con esa certeza científica que se espera. Incluso para llegar a explicar esto debí esforzarme para no traicionar lo que fue.
Si es que dices “Que linda es la Claudia” ese no es mi problema, lo que demuestras es la parálisis de tu mente; yo no soy linda ni tuve que serlo jamás. Soy una travesti que lleva a la práctica una poesía horrorosa, soy una terrorista horrorista. Me niego a creer que es mentira, que todo lo que me hace monstruosa, no sea mi identidad.

¿Quieren Show?
¿Quieren reírse de mí?
¿Quieren burlarse de mi historia?
¿Quieren reírse de mi sida?

¿Quién convenció a los pobres, de que lo que quieren es show?

¡!Los pobres no quieren show!!
¡!Lo que quieren los pobres es justicia!!

Ser horrorista es asumirse un caballo de Troya, un retrovirus, un traslape, un mestice.
El acontecimiento escandaloso es querer ser un ciudadano ordinario.
Mi peor enemigo será todo pobre que defienda a los ricos.
Los pobres no saben que son poesía porque ningún rico se los ha dicho y no escuchan a las poetas pobres.
¿Por qué los pobres  se hacen parte de la dominación totalitaria?
Mi principal enemiga será toda travesti que desconozca y niegue que es pobre.
Si un pobre es incapaz de ponerse en el lugar de otro pobre ¿Cómo lo hara la multitud?
Los pobres que me traicionan son los que no fuerzan los límites.
Mi principal enemiga será toda mujer y lesbiana que defienda las costumbres y la propiedad privada.
Hay pobre que se hacen de comodidades banales.
¿Cuánto niños han matado los pobres?
Al poto le gustan los pobres
Hay pobres que hoy ocupan puestos de poder.
Hay hombres homosexuales pobres en el gobierno que toman decisiones en contra de los derechos sexuales de toda una multitud de pobres.
Hay homosexuales pobres que dominan y controlan a multitud de comunidades empobreciéndolas.
Hay pobres que no educan, ni dejan educar.
Hay pobres que se avergüenzan de los pobres.
Hay pobres homosexuales que se avergüenzan de otros homosexuales pobres.
Hay pobres que se avergüenzan de la pobreza.
Hay estudiantes que odian a las mujeres.
Hay pobres que no reconocen más que su propia pobreza.
Hay pobres que se pintan la boca pero no son travestis pobres.
Hay pobres que son mujeres y abortan.
A los pobres les gusta el poto.
Los pobres quieren odiar pero tienen miedo.
Hay pobres que son arte.
Hay pobres que no son mujeres y no pueden abortar.
Hay pobres que son mapuches y no luchan por sus tierras.
Hay pobres que quieren hablar del hambre de los pobres que no escuchan.
Hay pobres y niños que viven en la calle.
¿Puede haber pobres que acumulen pobreza?
Hay pobres que solo ven por un ojo.
La marginalidad es arte.
Hay pobres que limpian la ciudad con la lengua.
Hay pobres que no se miran al espejo.
Los pobres somos mayoría.
Los pobres someten a los pobres.
Hay pobres que no rayan las murallas.
Hay pobres que nunca fueron cualquier pobre, sino que fueron descendientes.
Hay pobres que matan a los pobres.
Solo los pobres podrán salvar a los pobres.
Hay pobres que no se ven.
El metro está lleno de pobres que no se ven a la cara.
Hay tumbas pobres llenas de flores.
Hay pobres que odian.
Hay pobres que no quieren caminar.
Los pobres no solo son hombres, también son mujeres y mapuches, y trabajadoras y lesbianas y homosexuales y travestis y niñas y migrantes y anarquistas y cristianas y personas que no pueden marchar.
Hay pobres y perros callejeros.
Hay pobres que olvidan.
Hay pobres que no saben escribir.
Hay pobres que viven con SIDA
Hay pobres que estan matando.
Hay pobres que violan a los pobres.
Hay pobres resentidos como yo.
Hay pobres que les mienten a los pobres.
Hay pobres comunistas que les roban a los pobres.
Hay pobres acomodados en la iglesia.
Hay pobres apitutados en el gobierno.
Hay pobres que no les roban a los ricos.
Hay pobres que no dejan nunca de ser pobres.
Hay pobres que están malditos.
Hay pobres que no quieren dejar de reír.
Hay pobres que murieron y están aquí.
Hay pobres que no saben pa onde va la micro
Hay pobres que son normales, ordinarios.
Hay pobres que no pueden caminar.

El horrorismo es pensarse antes de que te piensen.
Quien dijo que los pobres necesitan show?
Quien dice que los pobres quieren show?
Los pobres quieren justicia.
Por los pobres los ricos no necesitan defensa.

“Que ni un pobre deba ser normal”

#Ciclo de poesía#Cuerpos para odiar#Dramas Pobres#Lectura#Poesia#Vegan Bunker
SobreClaudia
2 comments
  • Fernando dice:

    Prezada Cláudia: conocí tu poesía el año pasado en el Encuentro Cartonero que se realizó en la Biblioteca de Santiago. Leti de Juanita Cartonera me presentó tú libro. Creo que tu poesía merece ser divulgada por su calidad estética e por ser una voz de las que nunca se escuchan dentro del mundo ordenado en que vivimos. Quien sabe te animas y aceptas la propuesta de hacer una edición cartonera en Brasil. Cuándo puedas habla con Leti para que ella te explique la propuesta. Um abraço cartonero!

  • eduardo embry dice:

    Excelente modo de ser rebelde. Disculpa, lo dije al revés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *